¿QUÉ ES LO QUE FALLA EN MI PAREJA?

Cuando comienza la convivencia muchas parejas se sorprenden de que todo aquello que resultaba tan estupendo durante el inicio parece ir tornándose en algo que resulta difícil de estabilizar y de compatibilizar.

Al principio todo es nuevo y supone un reto, hay que conquistar al otro, mostrarse atractivo, compartir momentos de ocio, un bajo nivel de responsabilidades comunes y un alto nivel de expectativas a corto-medio plazo.

Todo ayuda a que la valoración mutua sea positiva, a un intercambio casi siempre gratificante en el que la química cerebral que se activa al “enamorarnos” nos impulsa a querer estar siempre con la otra persona y a comprometernos, en el sentido de querer implicar nuestras vidas y compartirlo todo.

¿Por qué cuando realmente esto sucede, con el paso del tiempo, en algunas parejas se tambalea y no sólo no se mantiene, sino que se convierte en lo contrario?. Son diversos los motivos y específicas las áreas que deberíamos revisar con calma cuando empecemos a percibir que esto está sucediendo:

  • Expectativas inadecuadas acerca de nosotros mismos, de nuestra pareja o de lo que una pareja debe ser.
  • Desnivel de intercambio de comportamientos agradables y reciprocidad en las diferentes áreas de responsabilidad y ocio compartidos: economía, tareas domésticas, trabajo, familia, amigos, sexo y afecto, hábitos cotidianos, cuidado y educación de los hijos, etc.
  • Comunicación inadecuada: ausencia, malas interpretaciones, falta  de empatía, imprecisión, juicios de valor, qué decir y cómo decirlo, falta de complicidad, comunicación no verbal , falta de flexibilidad, defecto o exceso de sinceridad, falta de confianza, etc.
  • Ausencia o exceso de límites en lo que se refiere a la individualidad e independencia de cada uno.
  • Pérdida de perspectiva debida al estrés y al exceso de responsabilidad de quiénes éramos y lo que nos gustaba del otro, desmotivación por cansancio e inercia.
  • Exceso de pasividad o de agresividad, luchas de poder.

¿Y qué es lo que no debemos hacer si queremos hacer algo al respecto para  sentirnos mejor?

  • Hacer como si no pasara nada, esperar que todo se solucione con el tiempo.
  • Evitar al otro y escudarnos en amigos, salidas, hijos, familia, actividades de ocio, etc.
  • Convencernos de que es el otro el que tiene que cambiar y de que nosotros somos sólo receptores y no podemos hacer nada.
  • Seguir manteniendo nuestras expectativas equivocadas y conformarnos con algo que nos hace infelices.

CONCLUSIÓN: Si creo que algo va mal, cuanto antes lo afronte antes podré mejorarlo, en uno u otro sentido. Mantener una pareja requiere esfuerzo, respeto, cariño, y una constante puesta a punto, y puede merecer mucho la pena.

O no, pero cuanto antes lo defina antes podré tomar la decisión de hacer lo que sea más coherente con lo que siento y necesito para estar bien.

El tratamiento de problemas de pareja en consulta resulta bastante eficaz, y no siempre es necesario que acudan los dos miembros (aunque siempre es más completo). A veces es uno de los dos el que considera que debe trabajar y modificar actitudes y comportamientos, o el que necesita pautas para incentivar la relación, y cuando comienza a conseguirlo el efecto que produce en el otro ya es suficiente para dar un giro positivo y sentirse mejor.

Otras veces son los dos los que demandan poner su situación en común, y alguien neutral a quien exponerle de una manera sincera lo que piensan y sienten, alguien que les ayude desde una perspectiva objetiva y con un bagaje profesional y técnico desde el que puede orientarles y ayudarles a que vayan tomando sus decisiones.

En cualquiera de los casos y con psicoterapias individuales y/o conjuntas, nuestra experiencia es que merece mucho la pena vencer el rechazo inicial que puede suponer “sacar los trapos sucios” fuera, y vencer timideces e ideas preconcebidas basadas la mayoría de las veces en el desconocimiento, y atreverse a dar el paso de acudir a un psicólogo especialista. Afrontar y solucionar.

Síguenos

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *