Muchos años ya de vocación en intentar comprender en profundidad el psiquismo y el comportamiento humano desde lo psicológico, y en como ayudar de cerca a las personas a sentirse mentalmente bien.

Como psicoterapeuta transmito lo que soy. Sinceridad, empatía, cercanía, confianza, motivación y constancia. Compromiso y vínculo. Pasión por lo que hago, intuición y espontaneidad.

En el trabajo específico con cada persona, profesionalidad, ética, rigor, flexibilidad, credibilidad, fuerza de voluntad y esfuerzo mutuo.

Cada día más convencida, basándome en la evidencia de los resultados obtenidos, de que se puede conseguir reducir considerablemente o eliminar de manera estable los síntomas, desde la integración de todos los aspectos necesarios. Y haciendo mucho hincapié en que la persona pueda deshacerse de su identidad negativa de enfermo/a.

Siempre incorporando nuevos aprendizajes y actualizando a todos los niveles, porque es importante y necesario.

E insistiendo mucho en la actuación lo antes posible. Ojalá en tantos casos hubiésemos podido actuar antes para prevenir tantos daños…